Chino > CHINA DE HOY
Por la Solidaridad contra la Pandemia y la Creación de un Futuro Compartido
--Intervención de S. E. Xi Jinping Presidente de la República Popular China en la XV Cumbre de los Líderes del G20
2020/11/21

(Beijing, 21 de noviembre de 2020)

Su Majestad el Rey Salmán bin Abdulaziz Al Saúd,
Estimados Colegas:

Ante todo, quisiera expresar mi sincero agradecimiento a Arabia Saudita como Presidente Pro Témpore y, a Su Majestad el Rey Salmán en particular, por sus enormes esfuerzos en preparación de esta cumbre.

Este año que, está por terminar, ha sido testigo de la más devastadora pandemia que los seres humanos jamás sufrimos en la última centuria, la cual generó la pérdida de más de un millón de vidas, hundió la economía mundial en recesión y deterioró gravemente el bienestar social, con mayores impactos que la crisis financiera internacional del año 2008.

Tras la aparición de la pandemia, el G20 reaccionó inmediatamente, y en la cumbre extraordinaria de líderes adoptamos las iniciativas de fortalecer la cooperación antiepidémica, promover la investigación y el desarrollo de los medicamentos y vacunas, mantener la estabilidad económica y financiera, asegurar la fluidez de las cadenas de producción y suministros, así como aliviar las deudas de los países en desarrollo. Estas medidas han traído esperanza para el mundo y dejado en claro el rumbo de la cooperación antiepidémica internacional. En esta batalla global contra COVID-19, el G20 ha jugado otra vez un papel insustituible.

En la actualidad, la pandemia sigue la propagación, amenazando a algunos países con una segunda ola de contagios, lo que nos advierte el largo camino por delante para frenar el virus, estabilizar la economía y garantizar el bienestar del pueblo. Mientras tanto, se observa una acelerada transformación de la configuración internacional, exacerbada por el unilateralismo y el proteccionismo, con sus impactos a las cadenas globales de industrias y suministros. Se nos exige estabilizar y recuperar la economía sin aflojar las medidas cautelares rutinarias contra la pandemia. Para tal efecto, el G20 ha de desplegar mayores esfuerzos en los siguientes aspectos:

Primero, construir una pared cortafuego para la lucha antiepidémica global. Ante todo, nos es imperativo llevar a buen puerto nuestra respectiva labor antiepidémica, fortalecer el intercambio y la cooperación y tender la mano a los demás países. Dado que un buen número de países miembros del G20 hemos logrado avances en la investigación, el desarrollo y la producción de vacunas, nos es imperativo acelerar las acciones y apoyar las coordinaciones de la OMS para recaudar recursos y distribuir las vacunas de manera equitativa y eficiente. Siendo activo partidario y participante en la cooperación internacional en vacunas contra COVID-19, China se ha incorporado a COVAX y está dispuesta a fortalecer la cooperación con otros países en los eslabones de investigación, desarrollo y distribución. China cumplirá con nuestro compromiso de ayudar y apoyar a los países en desarrollo, para que las vacunas sean bienes públicos accesibles y asequibles para los pueblos del mundo.

Segundo, mantener el fluido funcionamiento de la economía mundial. Sin aflojar la labor antiepidémica, hemos de reanudar el funcionamiento seguro y fluido de las cadenas globales de industrias y suministros, rebajar los impuestos aduaneros, reducir las barreras y explorar la liberalización del comercio de los insumos médicos relevantes. Hemos de acrecentar la articulación de las políticas y las normas, construir "canales exprés" y facilitar el intercambio ordenado del personal. Para tal fin, China propone establecer un mecanismo internacional de reconocimiento mutuo de códigos de salud, basado en el resultado de prueba de ácido nucleico y en forma del código QR de uso internacional. Esperamos que más países se incorporen en éste. Asimismo, apoyamos al G20 a proseguir la cooperación institucionalizada en materia de facilitación de visitas mutuas y flujo de mercancías, y establecer una red de cooperación global.

Tercero, poner en juego el rol promotor de la economía digital. La pandemia ha catalizado el desarrollo de las nuevas tecnologías, modalidades operativas y plataformas como 5G, inteligencia artificial y ciudades inteligentes. Además, las "economías sin contacto" como comercio electrónico, educación en línea y servicios médicos a distancia, que se dinamizan por su alta eficiencia como nuevas alternativas de desarrollo económico. Se nos exige adaptarnos a dichos cambios para convertir los desafíos en oportunidades, profundizar la reforma estructural y generar nuevas fuerzas motriz para el desarrollo mediante la innovación tecnológica y la transformación digital. Hemos de crear un entorno favorable para la economía digital, fomentar la cooperación en seguridad de datos, aumentar la construcción de infraestructura digital y proporcionar un entorno de competencia leal para las empresas tecnológicas de todos los países. Además, hemos de enfrentar los desafíos traídos por la economía digital al empleo, la recaudación de impuestos y los grupos vulnerables, y reducir la brecha digital.

Cuarto, lograr un desarrollo más inclusivo. Hemos de seguir colaborando con los países en desarrollo para superar las dificultades de la pandemia. Pesa a tener dificultades propias, China ha implementado cabalmente la Iniciativa del G20 de Suspensión del Servicio de la Deuda, con un monto superior a los mil 300 millones de dólares. China apoya la decisión del G20 sobre la prórroga del pago de la deuda y la seguirá implementando junto con las partes concernientes. Respecto a los países azotados por extraordinarias dificultades, China les daría prórrogas y condonaciones adicionales de deudas, a la vez de alentar a las instituciones financieras a ofrecerles nuevos financiamientos de acuerdo con las reglas del mercado. Hemos de ayudar a las mujeres a superar los impactos de la pandemia, atender sus necesidades especiales, e implementar la Declaración de Beijing y su Plan de Acción. China ha propuesto celebrar una nueva Reunión de Líderes Mundiales sobre la Igualdad de Género y el Empoderamiento de las Mujeres en 2025, con miras a aportar contribuciones a la causa de la mujer en la era post COVID-19. Además, hemos de atribuir suma importancia a los desafíos a la seguridad alimentaria y apoyar la celebración de la Cumbre de las Naciones Unidas sobre los Sistemas Alimentarios 2021. China sugiere convocar oportunamente una conferencia internacional sobre la pérdida y el despilfarro de alimentos, y los miembros del G20 y las organizaciones internacionales concernientes son bienvenidos a participar en ella.

Estimados colegas:

La pandemia de COVID-19 nos ha presentado un severo desafío y ha puesto al descubierto las limitaciones de la gobernanza global. La comunidad internacional presta suma atención al orden internacional y la gobernanza global tras la pandemia, así como el papel a desempeñar por el G20 al respecto. A mi juicio, hemos de seguir los principios de consultas extensivas, construcción conjunta y beneficios para todos, apostar por el multilateralismo, la apertura, la inclusión, la cooperación mutuamente beneficiosa y la adaptación al cambio de los tiempos. El G20, más que nunca, debe jugar un rol conductor en este ámbito.

Primero, fortalecer el sistema internacional centrado en la ONU. La ONU es el mecanismo central para abordar los asuntos internacionales, de modo que todas partes deben defender firmemente su autoridad y la posición, adherirse a los propósitos y los principios de la ONU y salvaguardar el orden internacional basado en el derecho internacional. Apoyamos a la ONU a crear consensos con mayor eficacia, movilizar los recursos y coordinar las acciones a nivel global, con vistas a jugar un mayor papel por la paz y el desarrollo mundiales.

Segundo, mejorar el esquema de gobernanza de la globalización económica. Debemos defender resueltamente el sistema multilateral del comercio basado en reglas, transparente, no-discriminatorio, abierto e inclusivo, apoyar la reforma de la OMC en aras de aumentar su efectividad y autoridad, promover el libre comercio, rechazar el unilateralismo y el proteccionismo, defender la competencia leal, garantizar los derechos, los intereses y el espacio de los países en desarrollo. Debemos proseguir la reforma del sistema financiero internacional, culminar según lo previsto la XVI Revisión General de Cuotas del FMI, incrementar el rol de los derechos especiales de giro, reforzar la red de seguridad financiera global y aumentar la representatividad y la voz de los países en desarrollo. Debemos afrontar sin rodeos los desafíos surgidos en la globalización económica y encauzarla hacia un rumbo más abierto, inclusivo, universal, equilibrado y beneficioso para todos.

Tercero, promover el sano desarrollo de la economía digital. Atendiendo las preocupaciones de los diversos países sobre la seguridad de datos, la brecha digital, la privacidad, la moral y la ética, entre otros, debemos promulgar políticas centradas en las personas y basadas en los hechos, estimular la innovación, reforzar la confianza mutua, apoyar el papel rector de la ONU para tales efectos, y trabajar juntos para crear un entorno de desarrollo digital abierto, equitativo, justo y no-discriminatorio. Hace poco, China lanzó la Iniciativa Global de Seguridad de Datos. Estamos dispuestos a elaborar las reglas globales de gobernanza digital junto con otras partes en base a esta iniciativa. China respalda los diálogos sobre la Inteligencia Artificial, sugiere convocar cuanto antes una reunión temática, y promueve la implementación del Principio del G20 sobre la Inteligencia Artificial, con vistas a orientar el sano desarrollo global de la Inteligencia Artificial. El G20 también debe discutir y redactar de manera abierta e inclusiva las normas y los principios de moneda digital oficial y, en el proceso del desarrollo del sistema monetario internacional, abordar de modo adecuado los riesgos y los desafíos pertinentes.

Cuarto, aumentar la capacidad de respuesta a los desafíos globales. Actualmente, la tarea más acuciante es reforzar el sistema global de salud pública y poner bajo control COVID-19 y otras enfermedades contagiosas. Hay que reforzar el papel de la OMS, impulsar la prevención y el control de la pandemia, afianzar el vallado de la salud y seguridad humana, y construir una comunidad global de salud para todos. Hay que aumentar la cooperación internacional en materia de protección ecológica y ambiental para cuidar la Tierra, nuestro hogar común. Hay que reducir en mayor medida la producción y el uso de plásticos desechables no necesarios. Hemos de aprovechar la 26a Conferencia de las Partes de la Convención Marco de las Naciones Unidas sobre el Cambio Climático y la 15a Conferencia de las Partes de la Convención sobre la Biodiversidad para crear nuevos consensos y sumar más fuerzas en la construcción de un mundo limpio y hermoso en favor de la convivencia armoniosa entre los seres humanos y la naturaleza. China urge la prohibición completa de las transacciones ilegales de animales silvestres y el fortalecimiento del intercambio y la cooperación de la protección de la flora y la fauna silvestres.

Estimados colegas:

A base de importantes logros estratégicos en el control epidemiológico, China ha alcanzado un crecimiento estable de la economía. Hace poco, en el Quinto Plenario del XIX Comité Central del PCCh, debatimos y aprobamos las Propuestas para la Elaboración del XIV Plan Quinquenal. Llegamos a la conclusión de que podríamos alcanzar según lo previsto el objetivo de la consumación de la construcción integral de una sociedad modestamente acomodada y emprender a partir de 2021, una nueva marcha hacia la construcción integral de un país socialista moderno. Vamos a adaptarnos a la nueva etapa de desarrollo, llevar a la práctica las nuevas concepciones de desarrollo y forjar un nuevo paradigma de desarrollo en el que la circulación doméstica es el pilar y las circulaciones doméstica e internacional se refuerzan mutuamente, un paradigma que no significa regresar al enclaustramiento y que busca transformar simultáneamente la oferta y la demanda, agilizar los eslabones de producción, distribución, circulación y consumo, aumentar la resiliencia y la competitividad económicas, y construir un nuevo sistema de economía abierta de nivel superior. Esto traerá más oportunidades a otros países para compartir los frutos del desarrollo altamente cualificado de China.

China siempre será constructor de la paz mundial, contribuyente al desarrollo global y defensor del orden internacional. Estamos dispuestos a convivir en paz y desarrollar junto con otros países sobre la base de respeto mutuo, igualdad y beneficio recíproco, subsanar las discrepancias mediante diálogo, resolver las controversias a través de negociaciones y hacer esfuerzos mancomunados por la paz y el desarrollo del mundo.

Estimados colegas:

"Por el lado del barco naufragado miles de velas pasan, frente al árbol marchito miles de árboles florecen." Seguro que el mundo renacerá de COVID-19 como el Nirvana de Fénix de las cenizas. Que trabajemos juntos por una mejor y feliz vida y por la comunidad de futuro compartido de la humanidad.

Suggest To A Friend:   
Print