Chino > EMBAJADOR > DISCURSOS DEL EMBAJADOR
Declaración de la Embajada de China en Uruguay
2020/01/31

La Embajada de China en Uruguay ha tomado nota de las observaciones erróneas relacionadas con China emitidas por David Hale, Subsecretario de Asuntos Políticos del Departamento de Estado norteamericano, durante su reciente visita al país, y publicadas por un importante semanario local el 30 de enero, ante las cuales expresa su gran descontento y total rechazo.

Los 32 años de relaciones diplomáticas entre Uruguay y China se han caracterizado por el respeto mutuo y el trato en pie de igualdad. Ambos países establecieron una Asociación Estratégica en 2016 y firmaron en 2018 un memorándum de entendimiento de cooperación en el marco de la Franja y la Ruta. China se perfila desde hace años como el primer socio comercial y el mayor mercado del Uruguay, el comercio bilateral de 2018 fue casi 40 veces el de 1988. En 2019, las exportaciones uruguayas a China fueron de 2 mil 872 millones de dólares norteamericanos, 4,6 veces más que las de Uruguay a Estados Unidos, las contribuciones fiscales de las empresas chinas en Uruguay alcanzaron a cerca de 4,5 millones de dólares, creando alrededor de 3 mil puestos de trabajo directos e indirectos, reflejo del alto nivel de complementariedad y beneficio mutuo de las relaciones económico-comerciales binacionales.

China es, además, el primer cooperante del Uruguay, los proyectos de fortalecimiento del sistema de video vigilacia de seguridad pública, los equipamientos para teatros y el nuevo local de la escuela primaria República Popular China en el barrio de Casavalle en Montevideo, diseñado y construido por uruguayos, se han convertido en nuevos símbolos de la tradicional amistad bilateral. Los hechos se han encargado de demostrar que la cooperación práctica Uruguay-China ha arrojado beneficios tangibles a ambos pueblos, tornándose en un paradigma de la cooperación amistosa entre naciones de distinto tamaño y condiciones.

El proyecto arriba mencionado de fortalecimiento del sistema de videovigilacia de seguridad pública para Uruguay fue una donación del Gobierno chino, y ejecutado por Huawei, una empresa privada china 100% propiedad de los empleados. De 2009 a 2019, la inversión en investigación y desarrollo de Huawei en 5G superó los 4 mil millones de dólares estadounidenses, una gran inversión que impulsó su innovación y desarrollo, factor clave de su éxito en 5G, cuyas conexiones serán más rápidas, habrá mayor ancho de banda y el tiempo de respuesta será más corto, creando nuevas fuentes de ingresos para las empresas en todos los sectores de la economía.

El 29 de enero, la Unión Europea anunció su decisión de permitir la participación de Huawei en la selección de proveedores de 5G, anuncio que llegó después de una decisión similar tomada por el gobierno británico el martes 28, haciendo caso omiso a la oposición de EE.UU., cuyas reiteradas acusaciones injustificadas no tienen otro objetivo sino el de socavar la legítima y justa gestión de la empresa china de alta tecnología, so pretexto de la seguridad nacional, pretendiendo desorientar a la opinión pública. Tras los casos de Julian Assange, creador de WikiLeaks y de Edward Snowden, destapador del programa Prism, quizá ya nadie tiene dudas sobre quién está realmente recolectando datos de otros países mediante la alta tecnología, amenazando su seguridad nacional.

Hablar mal sin fundamento presentable, de las normales relaciones de amistad y cooperación entre China y otros países, parece haberse convertido en el pan de cada día de todo viaje oficial al exterior de altos jerarcas del gobierno norteamericano. La amistad Uruguay-China no apunta ni excluye a ninguna tercera parte, pero tampoco se permite a personas con segundas intenciones denigrar o desacreditarla. Esperamos que altos jerarcas norteamericanos dejen de perturbar y sabotear los lazos de amistad y cooperación entre Uruguay y China, y menos, regatearles la inteligencia a los orientales, tan ilustrados como valientes.

Suggest To A Friend:   
Print